Conectarse

Recuperar mi contraseña

Sondeo

Les gustaría que nuestra pagina sea una red social donde puedan compartir conocimientos?

100% 100% [ 2 ]
0% 0% [ 0 ]

Votos Totales : 2

Siguenos en twitter!!
Medstudents Unicah

Crea tu insignia

Pintura y medicina: La enfermedad como algo visible

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pintura y medicina: La enfermedad como algo visible

Mensaje por Medstudents UNICAH el Noviembre 25th 2011, 11:54 am



El cuadro de Rembrant era la descripción del inicio de una utopía intelectual médica, la de la completa visibilidad de la enfermedad. En El nacimiento de la clínica, Foucault comenta que, desde el día en que se admitió que las lesiones explicaban los síntomas, y que la anatomía patológica fundaba la clínica, fue necesario convocar una historia transfigurada, dentro de la cual el abrir cadáveres, como exigencia científica, precedía a la observación, al fin positivo de los enfermos.

Dice Bichat, biólogo y fisiólogo francés, que “usted podría tomar durante 25 años de la mañana a la noche notas en el lecho de los enfermos sobre las afecciones (…) que, no vinculándose a nada, le ofrecerán una serie de fenómenos incoherentes. Abrid algunos cadáveres: veréis desaparecer enseguida la oscuridad que la observación sola no había podido disipar”.

En su capítulo Abrid algunos cadáveres, apuesta a que la lección de anatomía tal como la retrata Rembrant es la plataforma que habrá de posibilitar que Bichat, un siglo después, desarrolle las dos formas de saber yuxtapuestas de la anatomía patológica y la clínica, basándose en un principio de desciframiento del espacio corporal.

Al igual que en la pintura, en palabras de Foucault, el ojo de Bichat es un ojo de clínico porque concede un privilegio epistemológico absoluto a la mirada de superficie. La anatomía toma el cariz de un fundamento, al fin, objetivo, real, una descripción de enfermedades.

Se le otorga al cuerpo, como dirá David le Breton, el privilegio de ser interrogado científicamente por el médco con preguntas específicas, indiferentes a cualquier otra referencia, entendiendo por ‘referencia’ un abultado concepto que abarca a las emociones y los afectos. Esto desata una cuestión crucial, sobre a quién se debe curar, si al hombre enfermo, o a la víscera.

Paradójica, tristemente, o bien ambas, la utopía de la visibilidad completa de la enfermedad es ciega a las dimensiones psicológicas, culturales y sociales de los enfermos. El médico positivista es, por lo general, más bien alguien que arregla desperfectos orgánicos, que una persona que se preocupa por el bienestar de aquél quien está a su cuidado.
avatar
Medstudents UNICAH
Admin

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 01/06/2011

Ver perfil de usuario http://medstudents.forumotion.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.